es Menú

La fiesta de los patios de Córdoba

16 abril, 2021 Turismo

En Córdoba cada calle, rincón o plaza irradia belleza en sus floridos meses de primavera. La ciudad se convierte en un auténtico museo viviente donde las flores y la vegetación cobran protagonismo. Córdoba se convierte así en mucho más que una ciudad bonita. 

Bastará un pequeño paseo por sus calles y patios cordobeses para comprobar que Córdoba se huele, se mira, se toca, se saborea y se escucha. Córdoba en primavera se siente. 

La fiesta de los patios de Córdoba

Si hay algo que define y simboliza la primavera en Córdoba son sus patios. Repletos de flores, decoración y detalles, cada año atraen la mirada de miles de personas que quedan fascinados y perplejos por su belleza. Tal es su importancia en la ciudad cordobesa que cada mes de mayo tiene lugar la ya conocida Fiesta de los Patios, momento en el que los vecinos abren las puertas de sus patios para que todos podamos ver y sentir su hermosura.  

Esta tradición, declarada en 2012 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, tiene lugar cada mes de mayo desde 1918. Así, cada primavera los vecinos cuidan y ponen a punto sus patios para ese momento tan especial que atrae la mirada de miles de personas: decenas de macetas con geranios, claveles, rosas y violetas cubren las paredes de estos patios. Árboles y arbustos como limoneros, jazmines, buganvillas, cipreses, olivos e incluso palmeras, acompañan la sintonía floral de colores. Estos decorados patios se muestran al público en su mayor esplendor durante un total de dos semanas, tiempo en el que permanecen abiertos para que los viandantes puedan apreciar con sus cinco sentidos la belleza de la ciudad cordobesa. 

Estos pequeños y recónditos rincones son verdaderos paraísos de naturaleza. Sin duda, los patios cordobeses son una de las mejores cartas de presentación y más fuertes señas de identidad de la ciudad andaluza. Vivir la primavera cordobesa es envolverse en un mar de flores, olores y colores en pleno centro de la ciudad. 

Además, ser el patio más bonito de la Fiesta de los Patios es un auténtico honor y privilegio. Por ello, el Ayuntamiento y diferentes empresas privadas otorgan premios y reconocimientos a los mejores patios. De esta manera, gracias a la celebración de este concurso, se quiere reconocer el tiempo y esfuerzo que los vecinos dedican en cuidar y embellecer aún más sus patios. 

Qué bonita es la primavera en Córdoba y qué suerte tenemos de poder disfrutarla con los cinco sentidos. 

patio cordoba

 

Origen de los patios de Córdoba

Es necesario viajar años atrás para descubrir el origen de esta bonita tradición que se ha convertido en una fuera seña de identidad de la ciudad de Córdoba. Se cuenta que el origen de la Fiesta de los Patios se remonta a épocas antiguas donde civilizaciones como la egipcia, la griega o la romana ya contaban con patios centrales donde se hacía vida familiar. Con los movimientos y migraciones, llega a Occidente la cultura de estas civilizaciones, sus costumbres y también su arquitectura. 

Tiempo después estos patios centrales conservan sus características y comienzan a convertirse en casas típicamente mediterráneas. Con la llegada de los árabes a la Península Ibérica nada cambió, mantuvieron este tipo de estructuras arquitectónicas y añadieron arriates con flores y agua que provenían de la fuente o pozo central del patio. 

Sin embargo, para saber el origen de lo que hoy conocemos como patios cordobeses, es necesario remontarnos a la Edad Moderna, momento en el que fue necesario aumentar el número de viviendas debido a la creciente demanda y población. Así, la arraigada tradición de la Fiesta de los Patios comienza en 1918, año en el que tuvo lugar el primer festival. Al comenzar la Guerra Civil española la tradicional festividad es interrumpida y resurge de nuevo en los años cincuenta. Desde entonces, los patios cordobeses llenan de color, olor y alegría la ciudad para que cada vez seamos más los que disfrutemos de la hermosa primavera cordobesa. 

visitar mayo cordoba

Visitar Córdoba en mayo

Independientemente de la época del año, Córdoba es una ciudad bonita que desprende personalidad, hermosura y belleza por cada rincón. Sin embargo, el mes de mayo hace de las calles cordobesas lugares inolvidables donde querer pasar largas horas simplemente contemplando. Además, es durante este mes primaveral cuando la ciudad concentra sus fiestas más significativas y aclamadas: la de las Cruces, los Patios y la Feria. 

Caminar por Córdoba es caminar por la cultura andalusí y en mayo es como entrar dentro de un pintoresco y bello cuadro. Cada plaza, calle y rincón desprende color y belleza con flores, árboles y vegetación alrededor. Además, los patios privados se visten de gala para abrir sus puertas al público y demostrar que la belleza de los patios cordobeses es algo que los ojos humanos merecen conocer y recordar eternamente. 

En mayo, mires donde mires, cada lugar de Córdoba te parecerá merecedor de convertirse en una postal para enviar o guardar. La vida cordobesa en mayo es florida, colorida y hermosa. Caminar por sus calles, oliendo a azahar y con una leve brisa de primavera, será uno de los mejores planes para vivir la primavera cordobesa y experimentar la ciudad con los cinco sentidos.

 

Te recomendamos

Tu naturaleza interior